22/6/15

RECETA DE COCA DE SANT JOAN



Cada año (desde hace cinco) en casa siempre hago la Coca de Sant Joan. Desde que hice la primera coca nunca más hemos la hemos comprado porque siempre sale buenísima y no tiene nada que envidiar a las de pastelería. Por eso os animo a que probéis de hacerla en casa, de verdad que vale mucho la pena tanto por el resultado conseguido (queda súper tierna y esponjosa, y además podéis ponerle encima lo que queráis y decorarla a vuestro gusto) como por el ahorro económico. Sé que el proceso puede parecer largo y complicado, pero siguiendo los pasos y respetando los tiempos de fermentación os prometo que salen unas cocas buenísimas. Todo el proceso dura unas 3 horas aproximadamente.

Después de ir probando recetas diferentes me quedé finalmente con la del blog Mercè a la cuina. He hecho una adaptación de la receta con algunas pequeñas variaciones en el proceso. Ahí va:

INGREDIENTES MASA MADRE:

- 63 gr de agua tibia
- 25 gr de levadura fresca (yo utilizo la Levital, la venden en varios supermercados)
- 125 gr de harina de fuerza

Disolvemos la levadura en un cuenco pequeño con un poco del agua tibia removiendo bien con una cuchara. En un cuenco más grande añadimos la harina, hacemos un agujero en medio y volcamos la levadura disuelta y el resto del agua. Con la ayuda de una cuchara grande de madera o con las manos vas mezclando los ingredientes, te enharinas bien las manos y vas amasando hasta conseguir una bola de consistencia elástica. Este proceso no debería llevarte más de 10 minutos. Tapamos el cuenco con un trozo de plástico transparente o un paño. Dejamos reposar la masa hasta que doble el volumen (entre 20-30 minutos).

INGREDIENTES RESTO DE LA COCA:

- 75 gr de azúcar blanco
- 5 gr de sal
- 2 huevos 
- 93 gr de agua fría
- 375 gr de harina de fuerza
- Ralladura de una naranja o de un limón
- Granos de anís verde (opcional)
- La masa madre (que hemos preparado antes)
- 125 gramos de mantequilla cortada a dados

PARA DECORAR LA COCA:

- Fruta confitada
- Piñones o almendra laminada
- Un huevo para pintar la coca
- Azúcar escarchado (azúcar con un poco de agua y/o anís, lo explico más abajo)

Una vez tenemos la masa madre hecha vamos a amasar los ingredientes en el orden enumerado menos la mantequilla, que iremos incorporando hacia el final.

Si tienes panificadora o robot de cocina con función de amasado genial, porque te llevará menos tiempo y esfuerzo mezclar todos los ingredientes que de modo manual (eso sí, eligiendo un programa que no caliente la masa).

Si vas a amasar a mano, enharina primero un poco la superficie y enharínate bien las manos (hazlo siempre que se te pegue la masa a las manos). Tanto en un caso como en el otro amasaremos unos 8 minutos. Pasado este tiempo empezaremos a incorporar la mantequilla a dados, seguimos amasando, y pasados otros 7-8 minutos incorporamos el resto de la mantequilla. Seguimos amasando unos 5 minutos más, hasta que la mantequilla queda bien integrada en la masa.

La masa debe quedar elástica pero no pegajosa (que al amasar no se nos queden trozos pegados en las manos y en la mesa donde estemos amasando, que sea suave pero consistente). Si queda demasiado pegajosa enharinas un poco la superficie y sigues amasando hasta que quede más consistente y se adhiera suavemente a tus manos y a la superficie sin dejar restos de masa. Dejamos fermentar entre 45 minutos y una hora, hasta que doble el volumen. Si está en la panificadora, la apagamos y cerramos la tapa, y si la estamos amasando a mano tapamos con un plástico o paño de cocina en un cuenco grande.

Una vez fermentada la masa, llega el momento de darle forma a las cocas. La masa va a dar de sobras para dos cocas bastante grandes. Cortamos la masa en dos. Les podemos dar una forma ovalada o cuadrada (como te guste más), estirando la masa por los lados con las manos. Yo os aconsejo que lo hagáis directamente en la bandeja del horno donde las vayáis a hornear, y encima de un papel de horno si puede ser, ya que si no a la hora de traspasarla a la bandeja puede ser bastante aparatoso. Las pintamos con huevo batido, las colocamos en un lugar apartado de corrientes de aire (dentro del horno apagado, por ejemplo, o con un paño por encima) y las dejamos reposar de nuevo hasta que doblen el tamaño.

Mientrastanto, vamos preparando las frutas, el azúcar escarchado y lo que queráis ponerle por encima: piñones, almendra laminada, crema pastelera (explico cómo hacerla en este post)... El azúcar escarchado es muy rápido y fácil de preparar. en una tacita añades un par de cucharadas soperas de azúcar y unas gotitas de agua, y si prefieres unas gotitas de anís para darle más sabor.

Cuando las cocas ya hayan aumentado de tamaño las decoramos a nuestro gusto.

Precalentamos el horno a 200º (opción que calienta la parte alta y baja del horno) y las dejamos hornear unos 15-20 minutos. La masa debe quedar doradita, pero hay que estar muy pendiente del horneado para evitar que se queme.

Y ya está. ¡Ya podemos disfrutar de unas cocas de Sant Joan deliciosas hechas en casa! Si veis que os va a sobrar  mucha cantidad yo os aconsejo que congeléis los trozos, y cuando los queráis comer simplemente los descongeláis y seguirán igual que tiernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario